23 oct. 2011

Querida Catherine:


Siento no haberte hablado en tanto tiempo, me sentía como perdido, sin rumbo, sin brújula, no paraba de estrellarme contra todo, estaba un poco loco, supongo.
Nunca había estado perdido, tú eras mi verdadero Norte.


Siempre sabía navegar de vuelta al hogar cuando tú eras mi hogar...


Perdóname por haberme enfadado tanto cuando te fuiste, sigo creyendo que ha habido un error...
Anoche entraste en mi sueño con esa sonrisa tuya que siempre me abrazaba como un amante y me acunaba como un niño. Lo único que recuerdo del sueño es una sensación de paz. Me levanté con esa sensación e intenté mantenerla viva todo lo posible.


Te escribo para decirte que he emprendido un viaje hacia esa paz y para pedirte perdón por muchas cosas. Perdona por no haber cuidado de ti para que no pasaras jamás un minuto de frío, o asustada, o enferma... Perdona por no esforzarme más para buscar las palabras que expresaran lo que sentía, perdona por haberme peleado contigo, perdona por no haberte pedido disculpas, era demasiado orgulloso, perdona por no haber elogiado más toda tu ropa, y todos tus peinados, perdona por no haberme aferrado a ti con tal fuerza que ni siquiera Dios hubiese podido arrancarme de ti.


Te quiere.
-G


[No se por qué aparecen los espacios tan grandes entre párrafo y párrafo :( .]

No hay comentarios:

Publicar un comentario